top of page

ESQUINA DEL PASTOR

Domingo de Pentecostes Mayo 19, 2024
Queridos Hermanos y Hermanas,
"Griten su alegría y que el mundo vea su alegría, porque el
Señor está otra vez con nosotros. Ahora ha resucitado, y el
Espíritu es dado, y Él ha prometido quedarse hasta el final. Su
amor es grande, así que no dejen que sus corazones se turben,
aunque parezcas perdido y vencido por el mundo. Él ha regresado
y una vez más nos ha amado, dándonos a todos un
nuevo nacimiento. Grita tu alegría…!”
Hoy concluimos los 50 días de nuestro tiempo de Pascua con
la celebración de la promesa del Padre y del Hijo, el Espíritu
Santo enviado y dado. Como Jesús prometió a sus discípulos
el Espíritu Santo les recordaría todo lo que les enseñó. El Espíritu
Santo impartiría dones para que los discípulos fueran
testigos audaces hasta los confines de la tierra de todo lo que
habían presenciado. A ti y a mí también se nos da el Espíritu
Santo para que podamos ser testigos ante el mundo. Nuestra
participación cada domingo en la Santa Misa nutre los dones
que hemos recibido. Es la Palabra la que nos sigue enseñando.
para que sepamos cómo vivir, y es la Eucaristía la que nos
alimenta para ser testigos fuertes y fieles del Evangelio. Como
los bautizados, Nuestra primera responsabilidad es ir al mundo
como testigos. Este testimonio se da a su familia y amigos, a
sus vecinos, a sus compañeros de trabajo, sus compañeros de
estudios, al forastero. Ustedes son testigos a través de las
palabras que eligen hablar, por la forma en que te vistes, cómo
gastas tu tiempo y tu dinero. Como Jesús nos dijo en el Evangelio:
"Ustedess son mis amigos si hacén lo que les mando…
Yo, que te elegí y te designé para que vayas y des fruto que
permanezca… Asi les mando: que se amen unos a otros, Sí,
Esto es lo que estamos llamados a hacer. Hay algunos que
también están llamados a tomar servicio en un ministerio en
particular sirviendo a sus hermanos y hermanas mientras nos
reunimos aquí en la Parroquia de San José. De acuerdo con los
dones que hemos recibido, debemos ponerlos al servicio de los
demás. Aquí, en San José, muchos, A lo largo de los años han
utilizado sus dones para servir a la comunidad parroquial. Los
números han disminuido debido a la edad, salud, Algunos se
han mudado, y algunos han muerto. Es hora de que muchos de
ustedes disciernan los dones con los que el Espíritu Santo los
ha dotado y los pongan en uso al servicio de sus compañeros
feligreses. Hago un llamado a los jóvenes de la parroquia para
que consideren el servicio en el altar. Si has recibido tu
Primera Comunión, entonces sal adelante. Llamo a hombres y
mujeres que están plenamente iniciados y que tienen los dones
para servir a la comunidad parroquial como Lectores; Acércate.
Si usted es bautizado, entonces discierna los dones del
Espíritu para servir como ujier, Miembro del coro o sacristán.
A algunos se les han dado ciertos dones para servir como
catequistas, Miembro del Consejo Parroquial o miembro del
Consejo de Finanzas. Adelante. Cuando escuches la invitación
- RESPONDA! Sigamos construyendo el Reino de Dios
aquí mismo en la Parroquia de San José. GRITA TU
ALEGRÍA!
Regocíjate en el Espíritu Santo, Aleluya!
Fr. Steven Guitron
bottom of page